Manda sin discusión

05/01/2017

Olimpia venció 1 - 0 a Cerro Porteñocon gol de Sebastián Ariosa. El Decano saca siete puntos de ventaja a su inmediato perseguidor y es el puntero invicto indiscutible al cierre de la primera rueda del Torneo Apertura.

Decanos y azulgranas llegaban con la imperante necesidad de triunfos no solo por el peso histórico del encuentro que protagonizaban, sino para agrandar distancias en la tabla los unos y para acortar los otros.

Fue el Ciclón que arrancó con mayor pujanza a la hora de atacar, y antes de que se llegaran a los dos primeros minutos ya había conseguido dos tiros libres a favor. El segundo fue el de mayor peligro cuando Mathías Corujo metió un centro que Santiago Salcedo conectó de cabeza y la pelota se perdió a escasos centímetros del travesaño del arco olimpista.

Olimpia no tardó mucho para tratar de imponer su juego y dos minutos más tarde del ataque cerrista, ya respondió con un alto nivel de peligrosidad cuando Luis Caballero, increíblemente, remató fuerte y afuera.

Los primeros minutos fueron un claro ejemplo de lo que se vendría durante el encuentro: un partido de ida y vuelta constante, además de mucha fricción a la hora de la disputa de la pelota.

El Decano trató mantener el dominio de la pelota; sin embargo, concedía errores que facilitaban el ataque cerrista, y fue una de estas fallas las que permitió que Édgar Benítez hiciera un gran corrida y cuando se preparaba para definir, Centurión tapó el remate que parecía tener camino directo a las redes de su arco.

Hasta que en el minuto 32, Sebastián Ariosa dejó por el camino a varios rivales y cuando Barreto salía a marcar el lateral uruguayo dio un zarpazo de zurda que cayó tras las espaldas del arquero cerrista.

El gol representó un empujón anímico muy importante para el Decano, que, tras convertir comenzó a encontrar mucho más espacio y consiguió armar el estilo de juego que tanto le gusta tener. Casi 10 minutos del gol de la apertura, Luis Caballero y Pablo Zeballos armaron una gran pared, pero otra vez el número 9 Decano pateó fuerte y afuera.

En el minuto 40 ingresó Jonathan Fabbro en reemplazo del lesionado Alexis González. Dos minutos después de su ingreso, el delantero azulgrana pateó de media distancia y la pelota pegó en el travesaño del arco protegido por Centurión.

La primera etapa finalizó con la ventaja decana y un Cerro que no encontraba explicación a lo que estaba pasando.

El azulgrana no estaba dispuesto a caer ante el tradicional que se podría escapar en la pelea por la punta y desde el arranque de la segunda etapa se mostró punzante a la hora del ataque; sin embargo, al momento del toque final se equivocaba y mucho.

El Decano no conseguía mantener la pelota en su dominio por mucho tiempo sin cometer algún error o sin que el rival se la arrebatara; aun así, Cerro se mostraba sin ideas en las cercanías del arco rival.

En un intento desesperado de empatar el partido, Grana mandó al terreno de juego todo el potencial ofensivo que tenía en el banco, siendo fuertemente recriminado por la hinchada azulgrana por sus cambios.

La acumulación de cansancio era visible en los jugadores de Olimpia, y el ingreso del juvenil Eugenio Montiel le dio aire. Apenas ingresó tuvo una gran corrida en la que dejó atrás a dos jugadores cerristas, pero Diego Barreto le cerró el camino.

El Decano consiguió su segunda victoria en Ciudad del Este en un superclásico. El Decano extiende a siete los puntos de diferencia con su inmediato perseguidor, precisamente Cerro Porteño, además de prolongar a 19 partidos su invicto a nivel local y a 8 la seguidilla de victorias.

En base a: abc.com.py

Volver